Vestido inspirado en la frase de Emma Goldman: «Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa». De línea lencera y rockera, el bajo está rematado con una bonita puntilla de encaje grueso.